Carolina

Mi manera de agradecer a la vida

Por Carolina

Estoy a nada de lograr mi nuevo objetivo: comprar el nuevo Camry. Si todo sigue como hasta ahora, en unos meses podré vender mi viejo Camry para comprar el nuevo modelo. Siguiendo con esta línea de buenas cosas que pasan en mi vida, creo que encontré al hombre de mis sueños. Sé que suena un poco descabellado afirmarlo de esa manera, pero tengo la corazonada de que así es.

Se llama Álvaro. Lo conocí por azares del destino mientras estaba en el súper después del trabajo. Estaba muy distraída porque había tenido un día muy pesado en la Academia, así que sin querer se me cayó mi celular en el pasillo de los cereales y ni cuenta me di. De pronto se acercó a mí para darme mi celular. En cuanto me giré para verlo, tuvimos una conexión difícil de explicar. Incluso nos quedamos varios segundos viéndonos a los ojos sin hablar, como hipnotizados el uno con el otro. Después me dijo tartamudeando: “disculpa, se te cayó el celular”. Lo tomé, le di las gracias y seguí caminando nerviosa. Dos minutos después llegó corriendo hacia mí. Aún recuerdo sus palabras: “Voy a sonar muy atrevido pero necesito tu número de teléfono porque tú y yo nos vamos a casar, ya verás”. Reí y sin dudar se lo di. Al día siguiente comenzamos a salir y ahora somos inseparables.

Como manera de agradecimiento a la vida, fuimos la semana pasada a plantar árboles. El mundo nos está dando muchas cosas buenas y lo menos que podemos hacer es retribuir aunque sea en algo pequeño como nuevos arbolitos que nos den aire limpio a todos.

Comparte esta aventura

Déjanos tus Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SHARE

Mi manera de agradecer a la vida