Fernanda

Mi esposo y yo somos un gran equipo

Por Fernanda

Quien diga que cuidar a un recién nacido es fácil, les está mintiendo. Es cierto que convertirnos en padres es probablemente lo más bonito del mundo, pero también es de lo más cansado. Por eso mi esposo y yo nos dividimos la chamba y a nuestro bebé lo cuidamos entre los dos. Yo me hago cargo mientras él trabaja, pero en cuanto llega comienza mi momento de descanso y le paso la estafeta de cuidarlo. Es lo justo.

Tengo muchas amigas y amigos que están muy en contra de esta dinámica que tenemos nosotros dos. Dicen que es chamba de nosotras como mujeres ser mamás de tiempo completo y que los esposos están para proveer. Incluso nos han criticado por detalles como que a veces yo manejo el Corolla y dejo que mi esposo vaya de copiloto. Para nosotros es algo muy normal, maneja quien tenga ganas de hacerlo, pero ellos lo ven como si los hombres tuvieran que ser quienes estén al volante siempre. Para mi suerte, mi esposo es Feminista, como yo. Ambos estamos convencidos de que hombres y mujeres debemos ser tratados por igual, además de tener las mismas oportunidades y por ello las mismas responsabilidades. No por ser hombre tiene que pasársela trabajando todo el tiempo y perderse de momentos especiales con nuestro bebé, ni yo por ser mujer debo cortarme las alas y renunciar a mi realización como profesionista por ser ama de casa 24/7.

Afortunadamente aparte de amarnos mucho y tenerle un amor incondicional a nuestro bebé, estamos en el mismo canal y nos apoyamos mutuamente para que los dos podamos gozar al máximo nuestra faceta como nuevos papás de este regalo tan hermoso que nos dio la vida, sin dejar de seguirnos superando en lo laboral.

Comparte esta aventura

Déjanos tus Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SHARE

Mi esposo y yo somos un gran equipo