Fernanda

Yoga para embarazadas: una maravilla

Por Fernanda

Conforme ha avanzado mi embarazo, me he sentido cada vez más cansada. Estoy muy contenta y mi emoción aumenta día a día porque ya quiero conocer a mi bebé, pero la verdad es que mi panza crece y crece y mi espalda lo resiente. Tenía miedo de hacer ejercicio porque temía por el bienestar de mi pulguita (me han contado mil historias de terror al respecto), pero de plano llegó un día en el que mi cuerpo me pedía a gritos ejercitarme de alguna manera para alivianar el dolor de espalda.

Después de investigar un poco sobre las opciones que hay para embarazadas en la ciudad, me topé con una clase de yoga prenatal y me pareció interesantísimo el concepto. Nunca había practicado esta disciplina, pero había escuchado muchos comentarios positivos al respecto, así que me animé pedir informes. Me cambié y encendí mi Corolla para ir a sacarme de dudas al estudio de Yoga. Curiosamente llegué mientras las mamás se estaban acomodando para dar inicio a la clase. No pude evitar preguntarles cómo se sienten y qué tal ha sido su experiencia como mamás yogui. Todas me dijeron que era maravilloso y lograron contagiarme su entusiasmo al grado que me quedé a la clase muestra y en cuanto terminó me inscribí.

Definitivamente entrar a yoga para embarazadas fue una excelente decisión. Mi cuerpo está mucho más descansado, vivo más relajada e hice grandes amigas en las clases.

Comparte esta aventura

Déjanos tus Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SHARE

Yoga para embarazadas: una maravilla